Ediciones > Volumen 54, No. 1 - 2, Año 2005 > Artículo No. 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10

Pediatría: Ciencia y Filantropía en las publicaciones científicas venezolanas del siglo XIX
Consuelo Ramos de Francisco
REVISTA: Revista de la Sociedad Venezolana de Historia de la Medicina

NUMERO: Volumen 54, No. 1 - 2, Año 2005

TITULO: Dr. Ricardo Baquero González forjador de Cirujanos del siglo XX

AUTORES: Gerardo Amundaray; Luis Guerra; Mary Rengifo

RESUMEN: Se examina la concepción científica y filantrópica de la pediatría a partir de las primeras publicaciones científicas publicadas en Venezuela en el siglo XIX. Se relacionan ciencia y filantropía, como parte de la práctica médica, relacionada con la salud y enfermedad de los niños, lo cual constituye el inicio de esa especialidad en nuestro medio.

PALABRAS CLAVE: pediatría; historia; ciencia; filantropía; publicaciones científicas; venezuela;

PEDIATRIA: CIENCIA Y FILANTROPIA 8 Revista de la Sociedad Venezolana de Historia de la Medicina PEDIATRIA: CIENCIA Y FILANTROPIA EN LAS PUBLICACIONES CIENTIFICAS VENEZOLANAS DEL SIGLO XIX (Trabajo de Incorporacion como Individuo de Numero a la Sociedad Venezolana de Historia de la Medicina, Sillon XXXII) Lic. Consuelo Ramos de Francisco RESUMEN Se examina la concepcion cientifica y filantropica de la pediatria a partir de las primeras publicaciones cientificas publicadas en Venezuela en el siglo XIX. Se relacionan ciencia y filantropia, como parte de la practica medica, relacionada con la salud y enfermedad de los ninos, lo cual constituye el inicio de esa especialidad en nuestro medio. Se demuestra, mediante el estudio historico-bibliometrico de las publicaciones cientificas nacionales de la epoca, la presencia de temas pediatricos en las publicaciones nacionales y se plantea el surgimiento de esta especialidad medica a traves de tres periodos. Los periodicos cientificos de la epoca evidencian el surgimiento de la nueva especialidad. Se estudia la literatura cientifica a partir de ¡°El Naturalista¡± y ¡°Eco Cientifico de Venezuela¡±, se comenta la labor de instituciones como el Asilo de Huerfanos, las Clinicas de Ninos Pobres y el Hospital de Ninos ¡°Linares¡±, organizadas y sostenidas por asociaciones de tipo benefico hasta la creacion del Hospital Vargas en 1891, lo que marca el inicio del compromiso gubernamental en la atencion hospitalaria en el pais. Palabras clave: Pediatria, Historia, Ciencia, Filantropia, Publicaciones cientificas, Venezuela. ABSTRACT Scientific and philantropic aspects of Pediatrics have been reviewed on the basis of the first publications in XIX century Venezuelan literature. Science and philantropy are correlated to medical practice and to health and disease in children. Thus, these publications represent the beginning of this medical specialty in our country. Pediatric publications have been identified in Venezuelan literature by means of historical and bibliometric investigations. The development of this specialty in three stages has been proposed. The scientific journals of the period demonstrate the beginnings of this new specialty. The two journals ¡°El Naturalista and ¡°Eco Cientifico de Venezuela¡± include contributions from institutions such as the Orphans Shelter, Clinic of Poor Children and the Linares Children Hospital. These institutions were organized and supported by private charitable associations until the Vargas Hospital was founded in 1891. With the founding of this Hospital, health care became established as a government responsibility. TRABAJOS ORIGINALES Rev Soc Venez Hist Med 2005;54(1-2):8-30 ¡°Desde muy temprano empezo a oir aquella palabra extrana. Como otro apellido: exposito. Simon Carreno Rodriguez, exposito. Carreno era el Cura, el era exposito. Como Cayetano. Una criatura dejada en un amanecer en la puerta de un convento o de una casa. Abandonado por una sombra que huye. Hijo de nadie. Hijo de la piedra, como decian los viejos espanoles. Hijo de todo el pueblo, de toda la gente, parecido a todos los rostros¡± ¡°La isla de Robinson¡± Arturo Uslar Pietri RAMOS DE FRANCISCO C Volumen 54, N¨¬ 1-2, 2005 (Serie Historica 88) 9 El tema que nos ocupa... Examinar la concepcion cientifica y filantropica de la pediatria como primera nocion del saber medico y de un conocimiento especifico sobre la ninez reflejadas en las primeras publicaciones cientificas venezolanas aparecidas en la segunda mitad del siglo XIX, y mas concretamente entre 1830 y 1908, es el objetivo que nos conduce a la presente reflexion. En tal sentido, la naciente especialidad medica 1 se gestaba en nuestro pais desde mediados del siglo XIX. En los siglos anteriores la historia de la pediatria marchaba paralela a los estudios y avances de la medicina y de la ciencia en general; no obstante, su historia esta ligada a la compleja concepcion cientifica, social y filosofica del nino y su entorno(1). En la actualidad, el conocimiento de la salud del nino se refiere a los aspectos esenciales de la pediatria y de la puericultura2, las cuales se conciben como una especialidad sui generis, debido a que abarca la aplicacion de un conocimiento medico general a una edad especifica de la vida (ninos y adolescentes, tanto sanos como enfermos). El termino pediatria, por influencia anglosajona, esta referido en la actualidad tanto a los aspectos preventivos e higienicos (puericultura), como a los aspectos curativos y patologicos (pediatria), concepto este ultimo que se ha arraigado entre nosotros. Nacida de la obstetricia, a quien permanece unida umbilicalmente con lazos indisolubles como lo es la relacion madre-hijo (puericultura preconcepcional, concepcional, del nacimiento y del recien nacido), logro su autonomia hace apenas cien anos, cuando penetro en las catedras y sociedades cientificas, consolidando un saber especifico a una nocion de edad, de patologias y del desarrollo del hombre. La pediatria es la medicina del ser humano desde la concepcion hasta el fin del crecimiento y desarrollo y abarca la salud integral del nino, proceso que responde a una larga evolucion, porque los conceptos de nino e infancia han cambiado con las epocas y sus protagonistas. La pediatria, como ciencia, implica la nocion de ¡°saber¡±; sustentado en un conocimiento sistematico, epistemologico y valedero, tanto en su sustentacion teorica como en la praxis; pero al igual que la medicina general (de donde se desprendio) es considerada una mezcla de fundamentos cientificos, tecnicas, arte, hechos y teorias que comparten su ambito con las ciencias biologicas y las ciencias sociales. Los pediatras de hoy la conciben como la medicina integral referida a una extensa etapa de la vida, bajo una vision amplia, holistica y multidisciplinaria del nino, donde converge una integridad de saberes interrelacionados como la medicina, la psicologia, la sociologia, la biologia, la antropologia, la pedagogia y otras tantas disciplinas, las cuales buscan descifrar el enigma del nino y del adolescente. Hemos encontrado en este estudio historico de las primeras publicaciones cientificas venezolanas3, y mas concretamente en las publicaciones medicas (1830-1908) la mas fiel evidencia de un saber especifico relativo al nino; un pensamiento cientifico impregnado de filantropia, de realidades propias y de otras latitudes, donde hombres, ideas, instituciones, acciones, lenguaje y conocimiento se unen en una literatura especifica de esta naciente especialidad. Nos hemos apoyado en un estudio bibliometrico 4 aplicado a las comunicaciones cientificas entre estos hombres de ciencia de ese entonces. Estos metodos estadisticos o de medicion nos han permitido identificar autores, tendencias, relaciones, tematicas, uso y circulacion de las publicaciones, influencia externa, actualidad y estilo del pensamiento, entre otras variables; interpretado dentro del contexto social donde se enmarca(2). La bibliometria fue llamada ciencia de la ciencia, ya que solo a traves de las publicaciones se daba fe de los avances cientificos y permitia leer las experiencias de colegas de otras latitudes. En todo caso es sabido que las publicaciones en todas sus tipologias son documentos portadores del quehacer cientifico y reflejan las caracteristicas de esta actividad. Estas primeras publicaciones dan relacion de la incipiente institucionalizacion de la ciencia, demostrando los movimientos historicos asi como la indagacion y dinamica de los grupos medicos y de otros cientificos y su participacion en el proceso de gestacion de esta especialidad medica. Los analisis documentales-semanticos nos han conducido a revisar un lenguaje cientifico valido para ese momento, cuyos terminos medicos permiten conocer diagnosticos, etiologias, causas de muerte, presencia de enfermedades y tratamientos. Es indiscutible que las enfermedades de la infancia como mocezuelo (tetanos del recien nacido), anemia, parasitosis intestinales, tos-ferina, sarampion, tuberculosis, varicela, sifilis y enfermedades PEDIATRIA: CIENCIA Y FILANTROPIA 10 Revista de la Sociedad Venezolana de Historia de la Medicina diarreicas se presentaban con mayor frecuencia y complicaciones en ninos, pobres, desamparados y expositos, situacion que se reflejo a todo lo largo del s. XIX de forma endemica y epidemica. Terminos como ¡°monstruosidades¡±, ¡°creches¡±, colerina, diarreas verdes, jeringas, tornos, cataplasmas, purgantes y el novedoso concepto de higiene eran comunes en las publicaciones de la epoca. Sabemos que una postura filantropica tanto de los medicos como de las instituciones y organizaciones dejo en las primeras publicaciones cientificas venezolanas profunda huella de su actividad medica y cientifica, asi como de responsabilidad social para con la infancia y los vinculos con la ciencia gestada en otras latitudes. Al leer el titulo de esta ponencia identificamos cuatro grandes componentes: pediatria, ciencia, filantropia y publicaciones, aspectos que nos conducen a revisar controversias, pluralizaciones y una creciente conciencia de la nacionalidad cientifica incipiente que buscaba mecanismos de validacion racional. Ciencia y conciencia y el perfil social y politico del pais respondieron a un discurso disgregado, naturalista y nacionalista que combino diferentes corrientes: evolucionista, creacionista, listeriana, microbiana, positivista, entre otras, bajo una influencia europea, especialmente francesa, concebida esta como la gran metropolis del saber y de la cultura. Despues de la Independencia, la ciencia en Venezuela tuvo dos momentos de florecimiento. Primero, durante la oligarquia conservadora (1830-1848) con el sabio Vargas a la cabeza, quien sostuvo correspondencia con sabios extranjeros; Vargas fue citado por diversos cientificos de la epoca5, fue el organizador de la docencia universitaria y participo en la ¡°Sociedad Economica de Amigos del pais¡±, destinada a mejorar el conocimiento. Se distinguieron ademas, entre otros, el sabio Jose Maria Benitez en el area de botanica (estudios sobre la quina) y sus observaciones sobre las fiebres de Aragua. Otros investigadores comparten este periodo, como Juan Manuel Cagigal, quien estableciera la Academia Militar de Matematicas (1831) e instalara los primeros telescopios en Caracas, Luis Daniel Beauperthuy, quien introdujo uno de los primeros microscopios al pais, descubrio ¡°vibriones¡± en las heces de las victimas del colera y sugirio a un mosquito como vector de la fiebre amarilla (1856) en investigaciones pioneras, previas a las reportadas por Carlos Finlay en Cuba (1881-1890). Entre 1848-1870 se le llama epoca de relativa oscuridad en la ciencia. No obstante, llega al pais Adolfo Ernst (1861), quien ha sido considerado el iniciador del periodo mas fructifero de la ciencia en Venezuela; indiscutiblemente que fue seducido por la naturaleza tropical, promotor de la ¡°Sociedad de Ciencias Fisicas y Naturales de Caracas¡± en 1867 y fundo la revista Vargasia (1868); en este periodo se menciona ademas a Vicente Marcano, su hermano Gaspar y Agustin Aveledo, entre otros. Este segundo periodo coincide con finales del s. XIX, y es la medicina la gran revolucionada; una ¡°elite intelectual¡± ejerce profundos cambios: la patologia tropical, los estudios medicos, la praxis medica (clinicas), laboratorios, hospitales publicos y revistas sacuden la ciencia venezolana, la cual se habia impregnado de corrientes y tendencias como el evolucionismo darwiniano y el positivismo cotidiano; dejandose sentir una busqueda por la responsabilidad gubernamental en lo cientifico. SALUD Y MEDICINA EN LA CONFORMACION DE UN PAIS A partir de 1830, concluida la Guerra de Independencia y separada Venezuela de la Gran Colombia, nuestro pais emerge como realidad sociopolitica e inicia su conformacion juridica y social con la Constitucion de 1830, bajo una economia agricola desintegrada, diezmada por la Guerra de Independencia y desarticulada de su estructura territorial, con profundas contradicciones sociales y politicas, bajo los rasgos personalistas de lideres y caudillos y con estructuras socio-economicas heredadas de la Colonia, como lo fueron la tenencia de la tierra en forma de latifundios y la esclavitud, abolida en 1854 durante la presidencia de Jose Gregorio Monagas(5). En esos anos, Venezuela se esfuerza por organizarse como pais. El periodo posindependentista emergio caracterizado por antagonismos, caudillos, pobreza, un extenso territorio apenas comunicado por caminos de recuas, una Universidad Escolastica, atraso cultural y cientifico, facciones armadas, un pueblo errante, desarticulado de su tierra y de su familia. Al mismo tiempo surgen los enfrentamientos entre los primeros partidos (conservadores y liberales), todo lo cual atentaba contra tal empeno. En todo caso conviene senalar que la sociedad RAMOS DE FRANCISCO C Volumen 54, N¨¬ 1-2, 2005 (Serie Historica 88) 11 venezolana de aquel tiempo permanecia sumida en la pobreza y en el analfabetismo (80 %). La salud no fue preocupacion del Estado, respondio mas a una atencion caritativa y a intereses particulares, situacion que se mantuvo hasta la creacion del Hospital Vargas de Caracas 6 y las reformas de Razetti en los estudios y la atencion medica de finales del siglo XIX. Las guerras civiles y revueltas constituyen un rasgo caracteristico de este proceso, donde los primeros treinta anos (1830-1860) dominaron la escena politica caudillos como Jose Antonio Paez y Jose Tadeo Monagas. Despues de la Guerra Federal se sucedieron en el poder nuevos caudillos; la situacion politica de todo el siglo XIX fue inestable, politica, economica y socialmente, lo que repercutira en la medicina y en la ciencia en general. No obstante, silenciosos pero importantes avances cientificos y medicos pasan desapercibidos y en muchos casos desconocidos frente a tan agitado acontecer nacional. La nueva Republica escasamente llegaba a los 800 000 habitantes y solo alcanzo el millon de habitantes para 1840, en su mayoria poblacion rural. La expectativa de vida no superaba los treinta anos, Venezuela era un pais enfermo, sanitaria y socialmente desasistido. Las severas epidemias de paludismo, fiebre amarilla, sarampion, ¡°fiebres reinantes¡±, tetanos del recien nacido (mocezuelo), tifoidea, colera, viruela y otras tantas enfermedades diezmaban la poblacion(7); epidemias, endemias y la falta de higiene estaban presentes en la sociedad venezolana de la epoca, todo lo cual ocasionaba una alta mortalidad general, infantil y materna. Para 1878, Frydensberg estimo la mortalidad de ninos en Venezuela en 461,35 por cada 1 000 ninos, es decir, la mitad de los ninos fallecian antes de alcanzar los cinco anos de edad(6). Al revisar la documentacion y las actividades de la antigua Facultad Medica de Caracas podemos observar las condiciones de la salud y de la medicina venezolana a todo lo largo del siglo XIX, donde la mirada de varios historiadores distinguen tres grandes procesos, los cuales coinciden con los del desarrollo de la ciencia: El primero (1827-1851), que respondio a un rendimiento prolifero influido por J. M. Vargas, es el denominado ¡°era Vargasiana¡±8, proceso en el cual se creo la Facultad Medica de Caracas (1827), se dio la primera reforma de los estudios medicos, el primer curso de parteras, y la ensenanza anatomoclinica. Durante este periodo las ¡°memorias¡± o ¡°tesis¡± leidas en la Facultad Medica de Caracas constituyeron las primeras publicaciones cientificas que reflejan nuestras primeras experiencias medicas y patologicas divulgadas; estas tesis fueron presentadas en latin (lengua obligatoria) y su defensa era de caracter publico. Entre 1828 y 1840 se presentaron aproximadamente 40 tesis, 16 de las cuales se refieren a patologias de la infancia. Estas primeras experiencias academicas sobre la ensenanza de la medicina infantil o enfermedades de la infancia, como era llamada la pediatria en ese entonces, estan relacionadas con las reformas universitarias de 1827 cuando la ensenanza medica incluyo ¡°obstetricia y partos¡± (el programa solo contenia los cuidados del recien nacido como materia pediatrica). Cabe senalar que el sabio Vargas observo en Caracas una alta mortalidad de recien nacidos por tetanos (mocezuelo) debido a la infeccion favorecida por el mal corte del cordon umbilical con tijeras sucias y amelladas, por lo que decidio darles entrenamiento a las parteras y dotarlas de bisturies, los cuales hizo traer de Europa; esta experiencia bajo notoriamente la mortalidad infantil por tetanos o mocezuelo en Caracas y va a ser repetida por M. Maria Ponte en 1857 en la poblacion de Calabozo. Un segundo momento (1852-1883) es caracterizado por un ritmo decreciente (ausencia del Dr. Vargas), la Guerra Federal, suspension de las reuniones de la ¡°Sociedad Medica de Instruccion ¡±, creacion de algunas sociedades cientificas y de los dos primeros periodicos cientificos venezolanos ¡°El Naturalista¡± (1857-1858) y Eco Cientifico de Venezuela (1857-1858). Posteriormente aparecieron Vargasia (1868-1870), Escuela Medica (1874-1879), Gaceta Cientifica de Venezuela (1877-1881), La Union Medica (1881-1888) y Boletin de la Facultad Medica de Caracas (1880-1881), entre otros. El periodismo cientifico se afianzo entre nosotros y los nuevos adelantos llegaron al pais. En 1855 se separan las catedras y surge la ensenanza de la ¡°Obstetricia y las enfermedades de la mujer y de los ninos en la epoca de la lactancia¡±. El catedratico fue el Dr. Guillermo Michelena. Caracas y Maracaibo eran testigos de los grandes adelantos cientificos como lo fueron el uso del ¡°eter¡± y del cloroformo (1853) como anestesicos generales. La introduccion de las inyecciones hipodermicas con jeringas de Pravaz, el uso del termometro (1876), PEDIATRIA: CIENCIA Y FILANTROPIA 12 Revista de la Sociedad Venezolana de Historia de la Medicina la antisepsia (Lister / Inglaterra) y nuevos adelantos en la farmacologia constituian una medicina cada vez mas cientifica, situacion que permitira abonar el desarrollo del siguiente periodo. Un tercer momento, conocido como Renovacion y cambio en la medicina venezolana (1888-1908), se caracterizo por la reforma de los estudios medicos propuesta por Luis Razetti (1895)9, precedida, entre otros acontecimientos, por la fundacion del Hospital Vargas de Caracas (1891), la creacion del primer Hospital de Ninos del pais (Hospital Linares en 1893) y las Catedras de Histologia, Fisiologia Experimental y Bacteriologia, la instalacion de La Sociedad de Medicos Cirujanos y de su revista ¡°Gaceta Medica de Caracas¡± (1893), la apertura de clinicas practicas, concursos para los internados y del primer laboratorio (Hospital Vargas), la introduccion de la microscopia, bacteriologia y serologia en las catedras, ademas de la creacion de nuevas revistas medicas y cientificas tales como: la ¡°Clinica de los Ninos Pobres¡± (1889-1907) reconocida como la primera revista medica especializada en ninos en Venezuela y en America Latina; surgieron ademas ¡°La Beneficencia de Maracaibo¡± (1881), ¡°La Caridad de Barquisimeto¡± (1888), ¡°El Trocar¡± (1894), ¡°Ensayo Medico¡± (1883-1885), entre otras. Se fundo el Instituto Pasteur de Caracas (1895), hubo grandes adelantos cientificos y se creo la Oficina de Higiene y Estadistica Demografica10. Este periodo esta dominado por figuras como Jose Gregorio Hernandez (1864-1919), llamado precursor de la experimentacion medica (Epoca Hernandista); Rafael Rangel (1877-1909), padre de la parasitologia venezolana; Santos Anibal Dominici (1869-1964)11, fundador del primer laboratorio clinico, el cual da inicio al Instituto Pasteur de Caracas; Juan de Dios Villegas Ruiz y otro grupo destacado de medicos, quienes constituyeron una verdadera ¡°elite cientifica¡±. Toda una generacion de jovenes medicos y de otras disciplinas (sobre todo los naturalistas y positivistas, primera y segunda generacion) contribuyeron a los cambios sustanciales y renovadores de la medicina y de la ciencia en general en nuestro pais. La pediatria abria su espacio en la ciencia como especialidad. Venezuela finalizo el siglo XIX con una medicina mas cientifica y mas practica y cada vez mas cercana al movimiento medico y cientifico europeo; asi senalaba el Dr. Francisco Antonio Risquez en 1896: ¡°... Pero ya no estamos tan lejos de Europa ni tan aislados del mundo cientifico (...) los adelantos medicos se conocen con rapidez (...) el suero antidifterico de Roux no tardo sino 5 meses desde su publicacion en Paris hasta su aplicacion en Caracas (...) los adelantos llegan casi al termino de la distancia (...) y ha nacido entre nosotros la semilla de publicar...¡±(8). Como podemos observar, a partir de 1889, y mas especificamente en 1895, la Universidad Central de Venezuela experimento una de las revalorizaciones y cambios mas profundos despues de las reformas de Vargas y Bolivar en 1827. El plan de estudios propuesto por Luis Razetti(9) impulso la medicina a un proceso mas cientifico y experimental, influida por los grandes descubrimientos y teorias europeas como los de Lamarck, Lister, Buffon, Pasteur, Koch, Meyer, Claudio Bernard, Laennec (el estetoscopio), Freud y otros tantos, cuyos aportes se venian incorporando progresivamente; estos hechos nutrieron a la medicina en general y a la pediatria en particular. El termino pediatria se acuno, por primera vez en el pais en esta nueva propuest a de plan de estudio presentada por el Dr. Razetti. La ciencia europea penetraba con mas fuerza en las nacientes naciones, pero tambien germinaba en ellas el interes cientifico por lo propio. Las publicaciones cientificas tanto nacionales como extranjeras jugaron un papel protagonico en esta simbiosis, nuestros periodicos circularon y facilitaron una comunicacion trasatlantica de ideas cientificas tecnicas. Las corrientes filosoficas se debatian en el seno de las sociedades cientificas y academicas, pero indudablemente la conciencia social tambien fue sacudida. Asi, investigacion, docencia, publicaciones y sociedades cientificas germinaron, discutieron y transfirieron el conocimiento desde y hacia la metropolis cientifica que para la epoca era Paris (Francia) y que constituia el epicentro del mundo cientifico; a esta se sumaron otras capitales que abastecian de ciencia y de luces a la America. La formacion academica, los estudios en el exterior, viajes, libros, revistas y periodicos12, reuniones, congresos y eventos cientificos internacionales y las ya mencionadas sociedades cientificas y academicas contribuyeron a consolidar esta ¡°elite cientifica¡±. La ciencia hacia su propio espacio, y en ella la medicina y la pediatria lograban abrirse camino. Esta situacion fue muy similar en el resto de America Latina a lo largo del s. XIX. Los articulos publicados en nuestros periodicos enfatizaban la imagen de un pais donde contrastaba RAMOS DE FRANCISCO C Volumen 54, N¨¬ 1-2, 2005 (Serie Historica 88) 13 la rica y exuberante naturaleza frente a un pueblo pobre y enfermo; clima y enfermedad, raza y eugenesia, patologias tropicales y autoctonas frente a novedosos adelantos quimicos y medicos experimentados en otras latitudes. Ciencia, experiencia, observaciones, realidad nacional, una farmacopea propia basada en el rico herbolario nacional (quina, aceite de palo, ricino, curare, otros) fueron expresadas en las primeras publicaciones cientificas venezolanas, realidad que dista mucho de la expresada por posturas rigidas que niegan la existencia de una ciencia nacional13, y mas concretamente de una medicina cientifica, la cual fue eclipsada por los innumerables procesos politicos y por la existencia de precarias condiciones sociales. Durante el siglo XIX la medicina paso de oficio a profesion y la vocacion medica estuvo unida a una inquietante imaginacion cientifica y de apostolado; se sumaba un gusto por el saber, por los movimientos culturales, el manejo de otros idiomas; los medicos leian frances, aleman, ingles y latin como parte de su formacion, ademas de una incesante busqueda e interes por las nuevas teorias filosoficas y cientificas, sin desconectarse de la realidad social(10). Toda una generacion de jovenes y de maestros contribuyo a los cambios sustanciales y renovadores de la medicina en Venezuela y de la pediatria en particular; esta generacion proyectara hasta bien avanzado el siglo XX los cambios de una medicina mas cientifica y social; los nuevos discursos sobre patologias y problematicas nacionales invadieron la Universidad, las Academias, las Sociedades Cientificas y las publicaciones. FILANTROPIA, CARIDAD Y CIENCIA: GERMEN DE LA NUEVA ESPECIALIDAD Hospicios, Casas de Socorro, Albergues, Asilos de huerfanos, Dispensarios, ¡°Creches¡±14 o pesebres, Inclusas, Casas de Beneficencia, Maternidades de ¡°madres avergonzadas¡±, Tornos, Clinicas de Ninos Pobres son algunos de los nombres con los que se designaban a estas instituciones, por lo general de extraccion religiosa, inspiradas y sostenidas por la caridad cristiana, benefactores (bienhechores) y filantropos comprometidos para dar atencion a los ninos pobres que lo necesitaban; ¡°hijos de nadie¡±, ninos enfermos fisica y moralmente abandonados, huerfanos y expositos. Estas instituciones existieron desde tiempos remotos (Antigua Grecia) pero fue el cristianismo quien asumio la proteccion de estos ninos. Estas organizaciones proliferaron en America a partir de 1770 y con mas auge en el s. XIX y fueron fiel reflejo de sus homologas europeas(12). Al igual que en el resto de America Latina, en Venezuela el desarrollo de la asistencia publica de los ninos pobres y huerfanos fue asumido por estas instituciones de caridad. En ellas, medicos y filantropos ofrecieron albergue, proteccion y atencion medica; reinaba la miseria, la falta de higiene, hambre e ignorancia. Estos centros permitieron la observacion y la investigacion, se atendia a los ninos internos alli recluidos y se abrieron consultas medicas ambulatorias con reparto de medicamentos para las familias mas pobres, se les ¡°despachaba las recetas¡±, regalandoles medicamentos y comida. En estos centros tambien surgieron, hacia finales del siglo XIX en Europa, y principios del siglo XX en Venezuela, las instituciones conocidas como ¡°Gota de Leche¡± o ¡°Estaciones de Leche¡± (servicio de atencion, control y reparto de leche a los ninos lactantes mas pobres(13). Fue la necesidad de brindar asistencia a esa ninez desvalida la que galvanizo voluntades y esfuerzos, amor al projimo, compasion y donde medicos cargados de espiritu de servicio brindaron atencion medica a los ninos enfermos. En otros casos, las obras beneficas fueron sostenidas con el patrimonio o herencia de una familia o persona. Entre nosotros figuraron don Esteban Linares (1846-1927), quien financio el ¡°Hospital de Ninos Linares¡±, Alfredo Vargas (1885, Maracaibo), Sra. Maria Arocha (Asilo de Huerfanos de Caracas), Isabel Urbaneja de Aveledo, el comerciante Francisco Gonzalez, la Sra. Dolores Vargas (Beneficencia de Nuestra Senora de las Mercedes, 1873), Pbro. Calixto Gonzalez, Obra Pia Requena, de Jose Ignacio Requena (1856), el Presbitero Julian Fuentes Figueroa (Obra del Buen Consejo) bajo el lema: ¡°Favorecer a los pobres y amparar a los desvalidos¡±, Agustin Valarino, Evaristo Diaz Rojas (1890 en La Guaira); Carlos Braun, ¡°gran benefactor¡± del Asilo de Huerfanos de Caracas¡± (1878) y Agustin Aveledo, quien figura como uno de sus fundadores, la Srta. Julia Duplat (Asilo de Ninos Abandonados, Caracas, 1907), entre muchos otros, todos los cuales contribuyeron a una serie de obras beneficas de gran contenido social. Pero fue la Iglesia Catolica la que cohesiono estas instituciones; recordemos que los primeros PEDIATRIA: CIENCIA Y FILANTROPIA 14 Revista de la Sociedad Venezolana de Historia de la Medicina hospitales fueron centros de caridad atendidos por religiosos. Para 1860 se habia creado en Maracaibo ¡°La Casa de la Beneficencia¡±, la cual compartia sus funciones con el Asilo de Huerfanos y como albergue, iniciativa del benefactor Sr. Alfredo Vargas, y la Casa Escuela de San Jose de Calasanz en 1885. El Hospital de la Casa de la Beneficencia fue uno de los primeros centros de atencion medica a ninos enfermos (1885), publico la revista ¡°La Beneficencia¡± (1883-1957) organo de la casa del mismo nombre. Este centro de atencion estuvo bajo la direccion del Dr. Adolfo d¡¯ Empaire (1873-1949), medico jefe de la casa. La revista se publico por mas de 60 anos. En Barquisimeto se fundo ¡°La Caridad de Barquisimeto¡± (1878), hospital y albergue, que publico el ¡°Boletin de La Caridad¡±, periodico mensual; en esta casa, en esta revista, publico el Dr. Luis Razetti algunos de los primeros trabajos de su prolifera bibliografia. En otras regiones del pais funcionaron Casas de Caridad y Clinicas de Ninos Pobres(14). EL ASILO DE HUERFANOS DE CARACAS (1878) Y LA PRIMERA CONSULTA MEDICA DE NINOS (1880): JUAN MANUEL VELASQUEZ LEVEL En 1878, con motivo del terremoto de Cua, se constituyo en Caracas una Sociedad Benefica para los damnificados. El Lic. Agustin Aveledo junto con Eduardo Calcano propiciaron una Junta Promotora donde se sumaron una serie de personalidades. Asi la Sra. Vargas, viuda de Escobar, ofrecio como sede del Asilo una casa situada cerca del puente de La Pastora (Carlos III), donde antes habia funcionado la primera Casa de Beneficencia de Caracas. La inauguracion del Asilo de Huerfanos ocurrio el 24 de julio de 1878. Este fue el primer centro creado en Caracas para atender a los ninos pobres y huerfanos. En el surgio la primera consulta pediatrica publica organizada de que se tenga noticia bajo la responsabilidad del Dr. Juan Manuel Velasquez Level15, quien la regento desde sus comienzos hasta su muerte. La Clinica empezo a funcionar dos anos despues de la creacion del Asilo de Huerfanos, es decir en 1880; asi, el Dr. Velasquez Level, fundador y director de la primera consulta para Ninos Pobres que funciono en esta ciudad, fue un eminente clinico y redactor del Boletin de la Facultad Medica; publico importantes trabajos basados en observaciones en esta clinica, donde atendia entre 500 y 600 ninos por mes; al respecto, el Lic. Ramon Aveledo afirmo, con motivo de habersele atribuido este merito al Dr. Jose Manuel de los Rios en una publicacion caraquena, ¡°... tiene la satisfaccion de ser el primero que estableciera la especialidad de los ninos entre nosotros...¡±(16), reconociendole al Dr. Juan Manuel Velasquez Level ser el iniciador de la atencion pediatrica en Venezuela( 15). Como anecdota cabe comentar que al siguiente dia de la inauguracion del Asilo, el diario ¡°La Opinion Nacional¡± publicaba el siguiente aviso: ¡°Se solicitan huerfanos, seran sometidos y educados en el Asilo¡±(16). El Asilo se inicio con 10 ninos en 1878. Para 1904 aun mantenia la consulta medica gratuita, con reparto de medicamentos, reportaba estadisticas de las casuisticas mas frecuentes y albergaba algo mas de 56 ninos(17). Dos anos despues, en 1880, se incorporo el Dr. Jose Manuel de los Rios junto a Velasquez Level en la atencion medica de ese centro. Existieron otros centros de atencion filantropica como el ¡°Hospicio Crespo¡± (se dice que no llego a funcionar), ademas de otros consultorios medicos de beneficencia que funcionaron, entre ellos El Dispensario de Caracas, en la esquina de Miguelacho, dirigido por el Dr. David Lobo; trabajaron junto a el P. Herrera, Enrique Toro y el Farmaceutico E. Albrand (400 consultas mensuales) con un costo de Bs. 2 la consulta, incluyendo los medicamentos. Otro fue ¡°La Obra Pia Requena¡± (Jose Ignacio Requena), que funciono como dispensario. En su seno nacio la idea de crear un hospital de ninos, lo cual no fue posible hasta 1893, cuando se fundo el Hospital Linares; en 1906; ¡°La Obra Pia¡± estaba dirigida por J. M. de los Rios. LA ¡°CLINICA DE LOS NINOS POBRES¡± (1889-1907) PRIMERA REVISTA PEDIATRICA VENEZOLANA Y LATINOAMERICANA Fue fundada el 5 de febrero de 1889. Esta Clinica de Ninos resalta especialmente por ser la cuna de la pediatria nacional. En su recinto se dicto la primera catedra libre sobre enfermedades de los ninos. Funcionaba con consultas diarias en una dependencia RAMOS DE FRANCISCO C Volumen 54, N¨¬ 1-2, 2005 (Serie Historica 88) 15 del Colegio Santa Maria, entre las esquinas de Palma y Miracielos, N¨¬ 51, bajo la direccion del Dr. Jose Manuel de los Rios y con el apoyo de la ¡°Obra Pia¡±. Fue gimnasio medico y clinico para los estudiantes de medicina. Alli se publico la primera revista pediatrica venezolana ¡°Clinica de los Ninos Pobres¡± (CNP), la cual circulo por 18 anos (1889-1907). En ella se anunciaba: ¡°Hay clinica y medicamentos gratis para los ninos pobres en el Colegio Santa Maria¡±. Con este aviso se promocionaba esta consulta medica benefica sostenida por la Sociedad ¡°Tributo a los Pobres¡±17, creada bajo el auspicio del ingeniero y educador Agustin Aveledo, quien fuera el fundador del Asilo de Huerfanos de Caracas. Aparece Carlos Braun como ¡°Gran Benefactor¡± de la Clinica y, como Bienhechores, Salvador Alvarez Michaud y Miguel R. Volcan; como colaboradores, los Dres. Jose Domingo Montenegro, Fulgencio C. Carias, Francisco Soto y especialmente el Dr. Francisco Antonio Risquez, quien participo activamente en los primeros anos como adjunto del doctor de los Rios. Posteriormente, para 1895, se incorporan a la Clinica los doctores Emilio Conde Flores, Bernardo Herrera Vegas y, ademas, colaboraron Vicente Guanchez, Manuel Guillermo Aveledo, Jesus Maria Palacios, entre otros; figuraba como adjunto el Dr. Francisco Soto, quien publico una serie de trabajos en la revista C.N.P. y recogio algunas de las lecciones dadas por el Dr. de los Rios; en cierta forma sustituyo la labor clinica que desempeno el Dr. F.A. Risquez en esta institucion en sus inicios. Para 1896 ingresaron a la Clinica los doctores Emilio Yanes y Elias Toro; el Dr. David Lobo pone a la disposicion un laboratorio clinico y bacteriologico. El 1 de julio de ese mismo ano 1896 el Dr. Emilio Ochoa, quien regresaba de Europa con estudios en microscopia, presta colaboracion en la Clinica y escribe en la Revista; su tema de preferencia fue la preparacion y cuidados para el parto y la lactancia materna18. Muchos de estos medicos y practicantes trabajaban tambien, a partir de 1893, en el Hospital ¡°Linares¡±(18). A la clinica concurrieron estudiantes (practicantes) de la Facultad Medica, invitados por los doctores de los Rios y Risquez, quienes, en permanentes invitaciones publicadas en la revista CNP y en otros periodicos cientificos, anunciaban: ¡°Se invita a los estudiantes de medicina para que concurran a la consulta y han autorizado la entrada libre para todos los estudiantes que quieran asistir (...) El Dr. de los Rios ha comenzado a dar las lecciones sobre un curso de Enfermedades de los Ninos y el Dr. Risquez a hacer explicaciones clinicas sobre las enfermedades que se presentan en la consulta¡±19 (19). Un ano despues de la fundacion de la Clinica de los Ninos Pobres, aparecio publicado un editorial que senalaba: ¡°... Esta Clinica es un gimnasio para los jovenes estudiantes de medicina inclinados a la patologia infantil, donde se van familiarizando con las enfermedades propias de la infancia...¡±. (firmado) F.A. Risquez20 (20). En el mismo numero de esta Revista se indica que la Clinica ¡°... ha anexado un ¡®Botiquin ¡® para despachar las prescripciones medicas, se ensena a manejar y combinar los medicamentos, prepararlos y conocer sus propiedades, con el objeto de formular la dificil cuestion del arte de la posologia infantil...¡±(21). Vemos asi una nueva mentalidad medica sustentada en una nueva vision de hospital, lo que incluia docencia y la divulgacion del saber cientifico-tecnico (publicacion de la revista) y la atencion medica. Esta institucion fue la primera en el pais que impartio docencia teorico-practica en relacion con las enfermedades de los ninos y sento los cimientos de la farmacologia, la terapeutica y la posologia infantil. Asi, para 1900, la Clinica publicaba un ¡°Formulario, calculado para ninos en el primer ano de la vida¡±22 y una relacion mensual de las enfermedades observadas (cuadros estadisticos). En 1901 se publico el ¡°Prontuario de Terapeutica, preparado en la Clinica de los Ninos Pobres¡± bajo la responsabilidad de J. M. de los Rios; en este formulario llama la atencion el uso de sustancias tipicas de America y la combinacion con la terapeutica europea. Recordemos que muchos medicamentos estaban fuera de la comprobacion cientifica. En esta clinica el Dr. Jose Manuel de los Rios publico una extensa bibliografia y varios libros, entre los cuales figuran: ¡°Lecciones Orales dadas en la CNP¡± y ¡°Lecciones sobre Enfermedades de la Infancia¡± (aproximadamente diez titulos)(21). EL HOSPITAL DE NINOS ¡°LINARES¡±: (1893-1908) Cuatro anos despues de funcionar la Clinica de los Ninos Pobres del Colegio Santa Maria, se inauguro el primer hospital de ninos del pais. El 23 PEDIATRIA: CIENCIA Y FILANTROPIA 16 Revista de la Sociedad Venezolana de Historia de la Medicina de julio de 1893 abrio sus puertas la que seria la mas importante obra filantropica de su epoca: El rico comerciante Juan Esteban Linares 23 dispuso de Bs. 200 000,oo para construir esta obra, la cual venia a llenar un vacio en la ciudad. La edificacion es la misma que hoy dia ocupa, entre las esquinas de Cerveceria y Paradero, parroquia Candelaria, el Hospital ¡°Carlos J. Bello¡± de la Cruz Roja Venezolana. El ingeniero Agustin Aveledo confecciono los planos. La ceremonia de inauguracion fue presidida por el presidente Joaquin Crespo y su esposa ¡°Misia Jacinta¡±. Ademas de una nutrida representacion social, eclesiastica y politica24, el anhelado Hospital de Ninos por fin era inaugurado. Desde hacia muchos anos Caracas ameritaba de un hospital de ninos, lo cual fue planteado por el Dr. Luis Razetti en repetidas oportunidades; hasta ese entonces todas las iniciativas en pro de la infancia estuvieron dirigidas a un pequeno numero de pacientes y siempre con aportes privados. Al respecto senalaba el mismo Dr. Razetti en un editorial, con motivo de su inauguracion: ¡°... los ninos, menos aptos que los adultos para hacer la lucha del organismo contra las enfermedades, constituyen una elevada cifra a las estadisticas de la mortalidad (...) entre nosotros se ha visto con indiferencia por parte de los gobiernos la importancia de la higiene publica y los cuidados que requiere la primera edad del hombre (...) todas las tentativas en pro de la infancia han tenido su origen en la iniciativa privada (...) el hospital de ninos llena un vacio en la ciudad de Caracas, satisface una necesidad urgente (...) Una obra como esta, inspirada en el noble sentimiento de la caridad, debe servir de estimulo (...) Este hospital, que indudablemente es muy superior al Hospital Vargas bajo el punto de vista higienico (..) Necesitaremos un pabellon de aislamiento para las enfermedades contagiosas y un salon de conferencias clinicas...¡±(22). Tal evidencia nos permite deducir que, para 1893, cuando fue publicado este editorial, eran innegables los adelantos medicos y quirurgicos(25), muchos de ellos descriptos en la literatura nacional e internacional y reforzados con conferencias y lecciones magistrales. La pediatria buscaba su autonomia. En este hospital colaboraba un considerable numero de medicos, entre ellos J. M. de los Rios, Domingo Montenegro, Juan M. Escalona, V. Guanchez, Aveledo Urbaneja, Francisco Soto, Conde Flores, Bernardo Herrera y Salvador Cordoba. El hospital descrito por los doctores Razetti y Risquez aseguraba el mejor servicio medico, tendria la primera sala de operaciones, basadas en las teorias y adelantos de la asepsia; su construccion estaba inspirada en los modernos hospitales franceses de la epoca; estaba previsto para 50 camas y seria administrado por una junta de personas notables, este logro duro pocos anos. Un editorial de la Gaceta Medica de Caracas lo califico en 1893 como ¡°muy superior al Hospital Vargas¡±, se recomendo la apertura de concursos para la seleccion de su personal. Entre 1893 y 1895 habia atendido unos 2 334 ninos. Para 1904 el hospital solo albergaba 16 pacientes debido a problemas economicos; ese mismo ano el Dr. Juan Diaz en su discurso de contestacion al de incorporacion a la Academia de Medicina del Dr. Andres Herrera Vegas senalaba que, en ese momento, el Hospital ¡°Linares¡± no llenaba las condiciones higienicas necesarias, ni reportaba utilidad alguna a la ciencia y a la sociedad, por lo que recomendaba que ¡°se abriera un servicio de pediatria¡± en el Hospital Vargas, lo que ocurriria en 1909. En este centro se dictaron importantes conferencias medicas, muchas de ellas se encuentran resenadas en la revista Gaceta Medica de Caracas, fue un centro academico donde privo la voluntad de ensenar y atender(23). El hospital dejo de funcionar en 1908 debido a las dificultades economicas de su benefactor. Don Juan Esteban Linares se encontraba en la quiebra debido a la baja de los precios del cafe y la grave depresion economica del pais. Asi moria otra gran ilusion cientifica y de asistencia benefica a la infancia. Durante este largo periodo existieron otras instituciones filantropicas y beneficas, tanto en Caracas como en el interior. En ellas se atendia basicamente ninos pobres, hijos de la miseria, del analfabetismo y de la ilegitimidad. La Iglesia nunca dejo de estar presente en el auxilio a los pobres, pues la caridad es uno de los principios cristianos: ¡°Amar al projimo como a ti mismo¡±. Hasta la creacion del Hospital Vargas de Caracas (1891) y del Hospital de Ninos Linares (1893), la atencion medica de los ninos pobres y huerfanos fue ejercida principalmente por los dispensarios mencionados y la Clinica de Ninos Pobres. Estos centros de atencion constituyeron el eslabon entre la atencion caritativa y la nueva medicina hospitalaria. La salud de los ninos no fue preocupacion del Estado RAMOS DE FRANCISCO C Volumen 54, N¨¬ 1-2, 2005 (Serie Historica 88) 17 durante el largo periodo referido. La observacion clinica, la asistencia medica, la terapeutica, los nuevos conceptos de higiene, asi como los adelantos cientificos y el deseo de atender y calmar el dolor de los mas pequenos constituyeron el fermento de la naciente especialidad. En estos centros se conjugaron medicina, ciencia, caridad y filantropia. Este fue el germen de la moderna pediatria. LAS PUBLICACIONES CIENTIFICAS VENEZOLANAS DEL S. XIX: CRISOL DE LA NUEVA ESPECIALIDAD Hemos visto la fusion de la actividad filantropica, caritativa y social con las acciones medicas y cientificas, todo lo cual contribuyo al germen de la nueva especialidad. El hombre emprendio el estudio biologico sobre si mismo y sometio los aspectos sociologicos del plano teo rico a un marco de estudio mas experimental. La medicina avanzo considerablemente y el hombre paso a ser objeto de la busqueda cientifica. Los hombres de ciencia, los filosofos del siglo XIX investigaron y reflexionaron sobre la vida social, la naturaleza y el orden natural; buscaron experiencias y observaciones, trabajaron las ciencias morfologicas, la descendencia del hombre, la teoria evolucionista (Charles Darwin); aunaron esfuerzos destinados a penetrar y explicar los fenomenos naturales, pero tambien profundizaron los aspectos de las instituciones politicas y religiosas, sociales y morales a la luz de la razon, reflejado basicamente en el positivismo. Los investigadores sintieron la necesidad de comunicar sus propias experiencias y nutrirse de otras investigaciones; la actividad cientifica se hizo libre y mas intensa, el conocimiento desbordaba los limites geograficos, el mundo se expandia, las distancias se acortaban, Europa y America se acercaban cada vez mas. En todo este proceso, las publicaciones (en todas sus tipologias) absorbieron el conocimiento y contribuyeron a su difusion, su papel fue y sigue siendo vital, permitiendo una comunicacion mas fluida entre los hombres de ciencia. Las publicaciones constituyen la huella y la esencia del saber, son el conocimiento explicito de su saber tacito, son fuente historica inagotable. Desde las grandes y antiguas recopilaciones bibliograficas, pasando por el acopio de la literatura internacional, nacional, especializada o de un hecho concreto en particular, hasta las bibliotecas virtuales de hoy, las cuales exhiben gran cantidad de documentos, las publicaciones constituyen el soporte vital de la historia del conocimiento. A partir del siglo XVIII, la creacion de numerosas sociedades y academias cientificas favorecieron el incremento de las publicaciones periodicas. La importancia de las publicaciones en todas sus tipologias y formatos es invalorable en el ambito de las comunicaciones o publicaciones cientificas26. Su esencia radica basicamente en la transferencia oportuna del conocimiento. Para los historiadores de la ciencia, quienes reconstruyen el pensamiento y la evolucion del conocimiento, las publicaciones constituyen la huella y la esencia del saber; ellas nos han permitido validar la nocion de ¡°ciencia-mundo¡± (mundializacion), el analisis del saber, la relacion entre metropoli y colonia (colonialismo cientifico), la existencia de una ciencia periferica, la configuracion de una ciencia nacional, los frentes o grupos de investigacion; los temas y adelantos cientificos, relaciones entre estudio y ensenanza de las ciencias, lo leido por los cientificos, el eurocentrismo propio de la epoca (Francia capital de la cultura y de la ciencia), la existencia de elites intelectuales, la aceptacion o rechazo de las teorias, la formacion de ¡°Colegios invisibles¡±(27), uso de textos y revistas, entre otros aspectos. Al revisar las publicaciones cientificas venezolanas hemos evidenciado que la pediatria construia su espacio. Desde las primeras publicaciones cientificas venezolanas, el sabio Vargas habia hecho algunas observaciones relacionadas con la medicina de los ninos y habia publicado la cartilla ¡°El Arte de partear¡±, aspecto que refiere el vinculo con la obstetricia. En las primeras ¡°tesis o memorias¡± de la antigua Facultad Medica (1830-1850) localizamos dieciseis memorias o disertaciones28, ocho relativas a las enfermedades de los ninos, muchas leidas en la ¡°Sociedad Medica de Instruccion¡± de Caracas. En 1831 Juan de Jesus Madero presento una memoria titulada: ¡°El mal venereo: ¢¯puede este mal afectar al nino en el utero? ¢¯en que forma se contrae?29, y ese mismo ano Clemente Medina leyo su memoria ¡°El mal venereo de los ninos, ¢¯en que forma se presenta?¡±. Estas primeras dos tesis ponen de PEDIATRIA: CIENCIA Y FILANTROPIA 18 Revista de la Sociedad Venezolana de Historia de la Medicina manifiesto la preocupacion por dar respuestas cientificas a serios problemas medicos; la atencion y salud de los recien nacidos, unidos a la obstetricia fueron los primeros rasgos de la nueva especialidad. Al auge de las publicaciones se sumaron las reuniones cientificas, los congresos internacionales de hombres de ciencia para discutir el conocimiento, generalmente bajo el auspicio de las sociedades o asociaciones cientificas. El proceso de internacionalizacion de la ciencia y la nacionalizacion de la misma, asi como el desarrollo cientifico y el surgimiento de las especialidades trajeron un acelerado crecimiento en las publicaciones tanto nacionales como internacionales. Se calcula que para 1895, cinco anos antes de finalizar el siglo XIX en Venezuela se habian publicado mas de 644 periodicos, incluidos diarios y revistas (cientificos, literarios, populares o divulgativos), tanto en el interior como en Caracas(24). Para esa misma epoca Venezuela disponia de siete periodicos dedicados a las ciencias medicas30. Figuraban entre ellos: 1) Clinica de los Ninos Pobres. Director J. M. de los Rios (1888-1907), mensual, 16 paginas, distribucion gratuita. 2) Gaceta Medica de Caracas. (1893- ) Director Luis Razetti. Fundada por la Sociedad de Medicos y Cirujanos, bimensual, 16 paginas, suscripcion Bs. 20 al ano; 3) Anales del Colegio de Medicos. Comision de redactores: Doctores Bastardo Lobo, Machado, Mosquera, Risquez, Rivero Sanabria, fundado en 1896 (mensual). 4) Clinica Medico Quirurgica de los hospitales de Maracaibo. Director Manuel Dagnino, (1894 - ), mensual. 5) La Beneficencia (Maracaibo) fundado en 1893, mensual, de distribucion gratuita. 6) Boletin del Hospital de la Caridad de Barquisimeto. Director Antonio M. Pineda, fundado en 1888, mensual y de distribucion gratuita y 7) La Union Dental (Valencia). L. M. Cotton, mensual, 16 paginas. De acuerdo al informe de Eloy Gonzalez, presentado en 1895, senalaba, al referirse al periodismo cientifico: ¡°... ha llegado a los hombres de estudio, todos los progresos cientificos, los han seguido y los han aplicado, pero pocas veces, fuera de la catedra, han tenido la debida difusion...¡±(25), podemos notar la preocupacion por la poca difusion del conocimiento, el cual estaba reservado a la universidad y a las academias. Para el Dr. Ricardo Archila (1957) ¡°el periodismo medico nunca estuvo atrasado en Venezuela (...) aumentan y llegan a alcanzar en la segunda mitad del s. XIX a un total de 23 periodicos para todo el pais(..). En las ciencias naturales es la medicina la que lo inicia, entre nosotros. Otras, como La Clinica de los Ninos Pobres tiene el merito de ser la primera publicacion orientada a la pediatria en Hispanoamerica (...) una caracteristica negativa (...) es la escasa circulacion de las revistas y el precario sustento economico, lo que influye en su escasa vida (...) a veces meses y cuando mas uno o dos anos... hubo revistas de las cuales no se publico sino el primer numero...¡±(26). Como podemos observar el problema de periodicidad, su vida efimera, escaso o nulo financiamiento y la mala difusion y distribucion de las revistas venezolanas es de vieja data. Otros autores, como Pedro Quintero Garcia en un estudio publicado en 1957 (27), senala ¡°... en nuestro pais los periodicos y los periodistas medicos... aparecieron tardiamente, bien entrado el siglo XIX...¡±, y senala admitir que: ¡°... el periodismo profesional se ejercio sin trabas a la libertad del pensamiento...¡±. Sabemos indudablemente que los inicios de nuestra imprenta fueron eminentemente politicos. Venezuela dispuso de los beneficios de la imprenta 300 anos despues que Mexico y Peru31. El periodismo medico no aparecio sino en 1857, cuando fueron fundados El Naturalista y Eco Cientifico de Venezuela, con efimera duracion. Ambas revistas circularon un ano (1857-1858). En 1875 un editorial de la publicacion Escuela Medica(28) expresaba: ¡°... Por lo que respecta al periodismo cientifico y sobre todo al medico; debemos confesar que no alcanzo la altura que debiera, y aun pudiera decirse que fue nulo hasta 1857 que vio la luz publica por primera vez en Caracas (...) su ilustre redactor Geronimo Eusebio Blanco32 tiene la gloria de haberlo iniciado al publicar El Naturalista¡±. Es importante destacar que en la revista ¡°El liceo venezolano¡±, (N¢ª 1 al 7, enero-julio de 1842) se pueden leer varios trabajos estrictamente medicos, pero con un caracter eminentemente informativo y de divulgacion popular. Es en ¡°Eco Cientifico de Venezuela¡± donde se da inicio al periodismo pediatrico venezolano; se inserta en sus paginas una literatura especifica a la nocion de pediatria (higiene y enfermedades de los ninos); encontramos temas como la ceguera en los recien nacidos, enfermedades de los ninos, fiebres reinantes, ictericia de recien nacidos, sarampion, mocezuelo, higiene de los ninos y otros tantos; los cuales conforman los primeros 25 articulos (incluye editoriales) especializados en nosologia infantil. Su director, el Dr. Manuel Maria Porras(33) expresaba RAMOS DE FRANCISCO C Volumen 54, N¨¬ 1-2, 2005 (Serie Historica 88) 19 en su primer editorial: ¡°... Nos proponemos redactar un periodico que recogiendo cuantas novedades de interes se publiquen en el mundo cientifico (...) sin el corto y penoso trabajo que ocasiona la lectura de mas de 30 periodicos de ambos hemisferios a los que estamos suscritos... no sera un periodico exclusivamente medico (...) pensamos dar materias de interes practico (...) de los tiernos cuidados, de la maternidad y de la lactancia hasta que vaya a reposar al lecho de la tierra (...) Asi la madre de familia, el agricultor, el criador, el artesano tendra en el su lugar...¡±(29). En esta revista fue publicado el primer trabajo referido al concepto de puericultura que hoy conocemos: ¡°Reglas que deben observarse con los ninos¡±, de Nicolas Milano. A pesar de la intencion manifiesta en este primer editorial y ser organo de la Academia de Ciencias Fisicas y Naturales de Caracas, sus contenidos estan cargados mayormente de materia medica. Manuel Porras incluye casos clinicos y reporta una importante literatura pediatrica. Porras se puede considerar como el iniciador del periodismo pediatrico a traves de sus escritos en la publicacion. Es importante senalar que durante los primeros anos del siglo XIX, muchos de los trabajos cientificos (originales y altamente valiosos) se publicaron en periodicos oficiales o privados. Fue el caso de los trabajos de Beauperthuy, publicados en la Gaceta Oficial de Cumana (trabajo sobre la Fiebre Amarilla, 1852), Jose Maria Vargas en Gaceta de Venezuela (1833), entre otros. Otros autores, como P. D. Rodriguez Rivero(30), M. Diez(31), D. Carbonell(32), Sanabria Bruzual(33), T. Briceno Maaz(34), han hecho senalamientos con relacion al desarrollo de las revistas y periodicos medicos, haciendo importantes aportes al proceso historico de las revistas medicas venezolanas. Y mas recientemente autores como Marcel Roche, Tulio Arends, Yajaira Freites han apuntado mas hacia los estudios bibliometricos y cienciometricos. Pero es indiscutible su papel en el ciclo de construccion y reconstruccion de la ciencia. Posteriormente, en orden cronologico, aparecieron Vargasia (1868-1870). Esta es la tercera revista cientifica que se publico con tematica en ciencias naturales. Siete anos mas tarde, y dieciseis de haberse publicado Eco Cientifico de Venezuela, aparece la primera revista medica venezolana ¡°Escuela Medica¡± (agosto de 1874) que circulo hasta 1879, bajo la direccion del Dr. Adolfo Frydensberg. Fue una revista quincenal con mas de dos mil ejemplares, logro mantenerse por mas de 5 anos, sus paginas difundieron importantes trabajos sobre medicina infantil, en ella localizamos diez articulos pediatricos, ademas de noticias, comentarios, traducciones y editoriales relativos a las enfermedades de los ninos. En esta revista se puede leer el primer trabajo venezolano sobre ¡°estadisticas de mortalidad de los ninos¡± escrito por Manuel Antonio Diez(35) presentando cuadros tomados del censo oficial de 1875, aludiendo como ¡°causa principal de la mortalidad de los ninos, si no la unica, es la falta de higiene que se observa en nuestras familias¡±, propuso publicar y traducir en el seno de la revista los articulos aparecidos en el ¡°Journal d¡¯hygiene¡± de Paris. Con la intencion manifiesta en estos primeros trabajos pediatricos publicados, la pediatria se perfila como tema de preocupacion en el sentir medico, y surge una inquietud por las enfermedades y la alta mortalidad infantil. En 1877 nace la Gaceta Cientifica de Venezuela (1877-1881) bajo la direccion de Manuel Maria Ponte(34), en esta publicacion se localizaron 21 articulos referidos a las tematicas pediatricas; muchos aparecen como editoriales no firmados; algunos de estos articulos pueden ser atribuidos a Jose Manuel de los Rios, a Manuel Maria Ponte (su editor), a H. Frydensberg (h) o a Juan Manuel Velasquez Level. Estos cuatro eminentes medicos trabajaron con pasion y entusiasmo, la patologia y la higiene de la infancia y se identifican como los iniciadores de la medicina infantil en nuestro pais. Su preocupacion los lleva a darle a la pediatria un espacio especial en el ambito medico, impregnada de una sensible vision social, conscientes de la necesidad de educar y difundir los valores de la higiene. En un editorial de Gaceta Cientifica de Venezuela se puede leer: ¡°... La idea de escribir una serie de articulos que tengan por objeto los cuidados que deben darse a los ninos hace tiempo que nos ocupe, pues tenemos la conviccion que mas de las dos terceras partes de estos pequenos seres son arrebatados por la muerte...¡±(36). Cabe senalar que el tetanos, las fiebres reinantes o fiebres de Caracas35, la falta de higiene, enfermedades diarreicas y respiratorias y las enfermedades de la infancia (sarampion, rubeola, tos ferina, varicela, otras), asi como el paludismo, fiebre PEDIATRIA: CIENCIA Y FILANTROPIA 20 Revista de la Sociedad Venezolana de Historia de la Medicina amarilla tifoidea y otras tantas diezmaban la poblacion, y con preferencia a los ninos. En Gaceta Cientifica de Venezuela se encuentra insertado el primer aviso medico ofreciendo los servicios medicos especializados en las enfermedades de los ninos. Se trata del Dr. Francisco de Asis Mejia, cuyo consultorio estaba de ¡°Monroy a Plaza de Carabobo¡±(37). Indiscutiblemente que Gaceta Cientifica de Venezuela represento un gran avance en el periodismo medico nacional, y concretamente en la literatura pediatrica. Recordemos que su publicacion coincide con el auge de la primera generacion de positivistas del pais, asi como un gran movimiento cultural sobre todo en las academias, funciona el Colegio de Ingenieros, la Sociedad de Ciencias Fisicas y Naturales, la Sociedad de Quimica de Caracas, los Colegios Nacionales y el Instituto de Ciencias Sociales. Esta ultima, fundada por Rafael Villavicencio en 1877, llama a un concurso para escribir un articulo sobre: ¡°¢¯Que influjo ejercen sobre la civilizacion y el adelanto de los pueblos las publicaciones cientificas?¡±. Esto nos muestra el auge, la importancia y el impacto que las publicaciones cientificas reportaron para la sociedad cientifica y para la cultura de ese momento. Mientras tanto, en Europa, circulaban mas de cincuenta revistas relativas a la madre y el nino y aproximadamente otras 400 revistas medicas (1870-1880). UN BALANCE BIBLIOHEMEROGRAFICO De los primeros veinte anos de vida republicana (1830-1850), las memorias o ¡°thesis¡± representan la literatura pediatrica mas representativa. En ellas, temas como las enfermedades venereas, la atencion de los recien nacidos (afecciones cutaneas, cuidado de los ojos, monstruosidades, tetanos), rubeola epidemica (Roseola), sarampion, entre otras afecciones, ocuparon la atencion de los medicos que miraban con profunda preocupacion las enfermedades de los mas pequenos. Es dificil resumir en estas pocas paginas una relacion cronologica de la aparicion e incremento de la bibliografia pediatrica venezolana. En tal sentido, al revisar el Cuadro 1, correspondiente a las caracteristicas de la literatura pediatrica venezolana entre 1830-1888, es decir, en 58 anos estudiados, podemos observar un total de 16 tesis, 6 libros, 2 folletos y 83 articulos en revistas o periodicos (incluye editoriales) para un total de 107 publicaciones; de ellas, 26 publicaciones localizadas no Cuadro 1 LITERATURA PEDIATRICA VENEZOLANA PERIODO REPUBLICANO PRODUCCION BIBLIOGRAFICA. PRIMERA EPOCA S. XIX (1830-1888) Tipo de Numero Observacion documentacion Tesis o Memorias 16 Las tesis fueron presentadas en la UCV y leidas en la Sociedad Medica. Posteriormente se publicaron como folletos Libros y Folletos 8 Se incluyeron solo los publicados en el periodo estudiado Articulos de Revistas 83 Surgen a partir de 1857, cuando nace el periodismo 1857-1888 pediatrico en ¡°Eco Cientifico¡± de Venezuela Total de trabajos recopilados 107 Incluye libros, folletos y articulos de Revistas Total de trabajos 62 En la Bibliografia Medica Venezolana y indizados la Bibliografia Pediatrica de Degwitz Trabajos no indizados 26 Estos trabajos se citan a lo largo del estudio (*) Constituyen un bloque bibliografico Trabajos con datos incompletos 34 Referencias incompletas o erradas Total de anos estudiados incompletos 58 Cronologicamente, se incluyo desde 1830 hasta 1888 (*) En: Degwitz Celis, Gullermo (1951) Bibliografia Pediatrica Venezolana, Caracas, Fundacion Biogen y Archila, Ricardo (1995) Bibliografia Medica Venezolana, Caracas. Revision propia. RAMOS DE FRANCISCO C Volumen 54, N¨¬ 1-2, 2005 (Serie Historica 88) 21 estan reflejadas en la bibliografia medica existente y 34 referencias aparecen incompletas en las mismas bibliografias, lo cual dificulta su ubicacion. Podemos interpretar, a partir de estos hallazgos, que las tesis o disertaciones evidencian la presencia de los procesos pediatricos en los estudios universitarios. Es importante destacar en este proceso el papel de la higiene, vista esta como el equivalente de la puericultura (cuidados-prevision). Posteriormente, hacia finales del siglo XIX, las nuevas teorias de Bernard, Pasteur y Koch senalaron a los germenes vivientes como causa de las enfermedades, todo lo cual permite cambiar la postura frente a su concepcion. Se sumaba ademas a la naciente especialidad un vocabulario especifico de una nocion de saber (puericultura, mortalidad infantil, despecho, nodrizas, ¡°creches¡±, lactantes, entre muchos otros) y una farmacopea especifica a una nocion de edad, peso y clima. Esta primera literatura reflejo nuestros problemas, fue una literatura de denuncia, sensible, impregnada de empirismo, sin desconocer un cierto grado de preocupacion por la investigacion, con un caracter eminentemente academico, cargada de gran influencia europea (sobre todo francesa). Nuestros medicos sustentaron muchos de sus trabajos en las experiencias y trabajos de eminentes maestros de la medicina francesa como: Grancher, Hutinel, Blanche, Laidreit, Bouchut, Parrot, H. Roger y otros. En 1880 surge el ¡°Boletin de la Facultad Medica de Caracas¡± (1880-1881), conducido su cuerpo editorial por los doctores Juan Manuel Velasquez Level, Rafael Villavicencio y Manuel Antonio Diez, con el proposito de publicar las deliberaciones de la sociedad y los trabajos cientificos. Como la gran mayoria de nuestras revistas, su vida fue efimera; en ella la pediatria se hizo presente. Tres articulos ilustran sus paginas. Para 1881, casi simultaneamente con el Boletin de la Facultad Medica, una nueva publicacion medica hace presencia en la medicina venezolana, se trata de ¡°Union Medica¡± (1881-1888) bajo la direccion de Adolfo Frydensberg (h) y Antonio Ramella; una gran cantidad de colaboradores (mas de ochenta) participaron en ella de manera entusiasta, reflejando una libertad de discusion y serias criticas a los trabajos publicados. Se le puede considerar una de las mejores publicaciones medicas del siglo XIX. En ella se describen las contribuciones mas novedosas y se resenan las ultimas ¡°memorias¡± ineditas de la Facultad Medica de Caracas, sus paginas incorporaron importantes articulos pediatricos. Entre las revistas medicas europeas mas citadas figuraron Journal d¡¯Hygiene, La Presse Medicale, entre otras. En el ambito de la pediatria, se mencionan ¡ìArchives de tocologie et des maladies des femmes et des enfants, Journal des sages femmes, Journal des jeunes meres¡í, entre otras. En agosto de 1883, un nuevo periodico aparece en Caracas, ¡°El Ensayo Medico¡± (1883-1885, redactado por Doroteo de Armas y Juan Monroy Gonzalez. En sus paginas se publicaron dos interesantes articulos pediatricos(38). Bajo el seudonimo ¡°z¡± aparece una severa critica al funcionamiento de los hospitales de la epoca, se denuncian deficiencias y mal estado. Podemos ver que el asunto de la mala situacion de los hospitales parece ser una constante entre nosotros. Como podemos ver, tres revistas medicas circularon simultaneamente en Caracas, entre 1887 y 1889 circulo la ¡°Revista Cientifica Mensual de la Universidad Central de Venezuela¡± (1887-1889), aunque no fue propiamente una revista medica, en sus paginas se inserta una seccion de ¡°Ciencias medicas¡±; dando valiosos aportes al tema de las fiebres y a las lecciones de cirugia del Dr. F. A. Risquez, quien era Vicerrector de la Universidad para ese entonces. Para 1889 aparece la ¡°Gaceta de los Hospitales de
  Ediciones > Volumen 54, No. 1 - 2, Año 2005 > Artículo No. 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10
ISSN: 0560-4567 - Depósito legal pp 194502CA94
Sociedad Venezolana de Historia de la Medicina (SVHM) - RIF: J 30572262-5
Av. Universidad, Bolsa a San Francisco, Palacio de Las Academias, Planta baja. Caracas
Telef-Fax. (+58-212) 483-4361 / E-mail: info@svhm.org.ve
Caracas - Venezuela
Desarrollado por: